El pasado miércoles 25 de marzo, se celebró la Consagración de España y Portugal al Sagrado Corazón de Jesús, oficiada desde el santuario de Nuestra Señora de Fátima, en el país vecino.

La ceremonia, retransmitida por varias televisiones, fue oficiada por el cardenal Antonio Marto, y contó con la implicación de las conferencias episcopales de alrededor de una veintena de países.

Durante la misma, se dedicó una oración a las víctimas directas e indirectas de la epidemia del coronavirus COVID-19 (familias, enfermos, amigos, empresarios, trabajadores…).

Esta acción contó con la adhesión, seguimiento y promoción de esta asociación, de Cruz de Borgoña, en su fiel compromiso con la fe católica y la catolicidad hispánica.

Nada sin Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *